Maravillas de España
El ProyectoQuienes somosNoticiasColaboraTus MaravillasContacto
Iconos
Blog
   Bookmark and Share    
 
Heredad de la Cueste
Hotel Torrecerredo
Hotel Torrecerredo
Últimos artículos en esta categoría:

Segunda semana, País Vasco, Burgos y Navarra.
martes, 21 septiembre 2010
Escrito por:
Amandine Categoría: Crónicas    Escrito desde Zaragoza

   
  Con un par de días de retraso publicamos nuestra segunda crónica, seguimos recorriendo y disfrutando del norte de España.
   
 

Si la primera semana de viaje-trabajo fue increíble, esta  segunda tuvo la misma intensa y calurosa temperatura… Hablo en grados porque me gustaría transmitir la idea del calor humano con el que fuimos recibidos durante estos días. Y esto no tiene relación con el clima del norte de España (vale que siendo belga, no tengo derecho a quejarme sobre particularidades climatológicas), que los últimos días no fue tan clemente y provocó unos cambios en la ruta inicialmente pensada.

Para convencer a los turistas, o autoconvencerse a sí mismos, los Cántabros creen que “la lluvia en Santillana del Mar es arte, y confiere a la piedra unos reflejos únicos que convierten el pueblo aún más bello y mágico”. Eso lo pudimos comprobar y experimentar…pero cuando las aguas se volvieron tempestades, nos refugiamos en la sala municipal de exposiciones, al lado de la bella colegiata Santa Juliana. Allí conocimos a Gloria Elena Marín, una pintora local que nos enseñó su trabajo, principalmente basado en paisajes de Cantabria y que nos dio entonces una imagen previa de los hermosos paisajes que íbamos descubrir posteriormente. (Podéis ver sus trabajos en www.marin.es.gd)


El espectacular claustro de la Colegiata de Santillana del Mar, de finales del siglo XII.

Este día, pudimos contar con la hospitalidad y generosidad de Manolo, dueño del hotel Conde Duque, que al poco tiempo de contarle nuestro proyecto se entusiasmó y nos proporcionó alojamiento en este lindo edificio del siglo XIII lleno de objetos singulares y recuerdos de viajes lejanos.  Con él compartimos interesantes conversaciones de todo tipo  y hasta es posible que de esta visita surjan futuras colaboraciones y proyectos.


Interior del Hotel Conde Duque, lleno de detalles y donde pasamos dos fantásticas noches en Santillana del Mar.

Dejamos Santillana del Mar para ir hasta  las dunas de Liencres, y desde  allí a Castro Urdiales, dónde nos recibieron Oscar y sus padres, de la Posada Rosalía. Tras una vuelta por el jardín nos ofrecieron todo tipo de frutas que allí cultivan (peras, manzanas, higos, nueces, etc.) y es un auténtico lujo saborearlas directamente del propio árbol; Oscar nos explico cómo durante siete años, los cinco hermanos estuvieron reformando, por no decir reconstruyendo,  la casa, para abrir la actual Posada.


El enorme trabajo familiar construyendo la posada con sus propios medios les ayudó a identificarse con nuestro proyecto y se volcaron con nosotros.

La verdad es que esta solidaridad familiar se nota en cada ladrillo, y sobre todo en su manera de gestionar el Rosalía, hasta el  punto de hacerte sentir al momento muy cómodo, como si fueras uno más entre ellos; o mejor, un amigo muy privilegiado.  Al día siguiente, Javier y Óscar nos llevaron en su barco a dar una vuelta por la zona, regalándonos unas vistas incomparables de la costa de Castro Urdiales y del hermoso conjunto monumental formado por la catedral, el puente y el castillo-faro, y contándonos sobre la historia de la ciudad y su pasado minero.


Desde el barco de Javier y Oscar disfrutamos de preciosas vistas de Castro Urdiales. Aquí su castillo y la Iglesia de Santa María de la Asunción.


Y aquí uno de los espectaculares cargaderos, usados para transportar el hierro a los barcos.

Por si fuera ya poco, antes de irnos, nos regalaron un bote de la deliciosa miel que producen. No hay palabras para describir su exquisito sabor;  la más simple demostración de ello es que desde entonces se ha vuelto en la base imprescindible de nuestros desayunos y tan solo unos días después nos queda  la mitad del enorme bote, que hemos bautizado  como “la miel viajera”.


La miel viajera disfrutando de las vistas de Olite, un pueblo de cuento que visitaríamos días más tarde.

De Castro Urdiales fuimos a visitar el cercano Puente Colgante de Portugalete, en País Vasco. Esta genial obra de ingeniería de la revolución industrial europea, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es el primer puente-trasbordador de la historia, y hoy en día el más antiguo del mundo. ¡Hay que vencer el vértigo y subir! Casualidad del destino (esta parece una historia de Forest Gump!), en el pequeño ascensor que nos lleva a la pasarela, subimos con una pareja de franceses, y ella nos cuenta que “es un momento muy emocionante porque por primera vez voy a subir aquí, y este puente, lo construyó mi bisabuelo”. ¡conocimos a la bisnieta de Ferdinand Arnodin!


Por casualidad compartimos ascensor y unas risas con la bisnieta del constructor del Puente Vizcaya.

En Bilbao, siguiente destino, nos alojamos en casa de Iván Marcos, un amigo asturiano que vive en el País Vasco pero que se podría más bien definir un ciudadano del mundo. Y tiene un buen ambiente internacional  a su alrededor, ya que en este piso con él conviven dos Vascos, una Alemana y una Japonesa, y en aquellos días su amigo de Guinea Bissau. En un proceso permanente de innovar, este “cazador de tendencias nos cuenta sus proyectos. Con él y Wensday, compartimos unas buenas cenas, ideas y risas…


Nuevos amigos, Iván Marcos y Wednesday; con toda seguridad volveremos a vernos muchas veces.


Desde cualquier posición y a cualquier hora el Guggenheim ofrece unas panorámicas sorprendentes.

Siguiendo sus consejos, vamos hasta la costa Vizcaína para ver la ermita de San Juán de Gaztelugatxe, un sitio con mucho encanto, con una fina niebla y un fuerte oleaje que desprende una energía muy especial.

Las próximas paradas son San Sebastián (dónde se prepara el Festival de Cine), Burgos y sus encantadores pueblos cercanos, como Oña, Tobera o Frías –bueno, para ser precisos habría que especificar que nos es un pueblo; Frías es la ciudad más pequeña de España.  Estos lugares  no estaban previstos en nuestro itinerario pero nos los encontramos en el camino y nos gustó tanto que nos quedamos allí unos días; así tuvimos la oportunidad de conocer a Leo, un artesano peruano que lleva ocho años recorriendo Europa en compañía de su perra Maya, que poco antes tuvo siete cachorritos para los que Leo buscaba hogar…


Un rincón mágico en las proximidades de Tobera.


Junto a Leo, un viajero auténtico con 8 años de aventuras nada menos en la mochila y Maya con sus pequeños.

Al irnos de Frías, paramos a visitar el cercano centro de Arte “el Hacedor”, fundado desde hace unos años por una pareja de artistas argentino-holandesa que dejó la vida urbana para vivir y crear de otra manera. En el medio de esta hermosa zona boscosa, rehabilitaron una  gran finca, en la que ubicaron en parte su vivienda, en otra un lugar de acogida para jóvenes artistas y voluntarios SCI-SVE-WOOF,  donde dedicaron  la mayor parte de la casa como taller y espacio expositivo.  Obras y esculturas originalísimas, dentro pero también fuera, diseminadas en la aldea, como los distintos “encantapájaros” coloreados en los campos de los alrededores.


Un proyecto innovador y creativo que merece la pena conocer a fondo. Su página web: www.imagenesypalabras.com

Continuamos nuestra ruta y tras visitar los monasterios de Suso e Yuso, en San Millán de la Cogolla, vamos a Olite y allí también coincidimos con las fiestas del pueblo (yo sabía que los Españoles eran alegres,  pero esto ya es una pasada, cada día coincidimos con alguna fiesta);  Llegamos justo con la suelta de vaquillas por las empedradas callejuelas del centro, y al día siguiente además de la visita a su castillo, disfrutamos de  una espectacular formación de  “castellers” por un grupo de Tarragona. Una tradición muy bonita y realmente impresionante, y  que nos invitaron a repetir el próximo domingo tres de octubre en Tarragona. ¡Allí estaremos!


Una de las torres humanas creadas por un grupo de Castellers de Tarragona invitados a las fiestas de Olite.

Terminamos la semana con unas vistas panorámicas deslumbrantes, en las Foces de Arbayún y de Lumbier, que albergan la mayor colonia al mundo de buitres leonados, inmensos pájaros que cruzan imponentes  el cañón. Esa noche dormimos en la furgoneta  por cuarta noche consecutiva, con unas condiciones que nos hacen disfrutar al máximo del entorno:  sin luz artificial, sin ruido, con el aire fresco de la noche y el parpadeo de las estrellas en medio del desierto navarro de las Bárdenas Reales .


Foz de Arbayún, al norte de Navarra.

Nos despertamos en el  extraño y casi lunar paisaje, listos para empezar una nueva semana de descubrimientos y experiencias, esperando que las sorpresas sigan así de buenas. Y repito, ni la lluvia ni el frío se notan en el norte: ¡la amabilidad y las sonrisas que nos hemos encontrados nos han calentado mucho más que el sol! ¡Mil gracias a todos!


Nuestro "Pitufón" fue nuestro alojamiento durante los 4 días en los que recorrimos Navarra.


Espectaculares paisajes en las Bárdenas Reales... la próxima vez volveremos con una buena bicicleta.


Desayuno royal en un marco incomparable.


Ya haciendo el cabra desde por la mañana... si es que tanta miel no podía ser buena :)

(Podéis ver muchas más fotos en nuestra página en facebook: www.facebook.com/maravillas.de)

 

 
 
 
blog comments powered by Disqus


 // //
 
Pie de página
Imprimir Panel de Control Email Inicio