Maravillas de España
El ProyectoQuienes somosNoticiasColaboraTus MaravillasContacto
Iconos
Blog
   Bookmark and Share    
 

Últimos artículos en esta categoría:

Quinta semana de viaje.
jueves, 14 octubre 2010
Escrito por:
Amandine Categoría: Crónicas    Escrito desde Madrid

   
  Seguimos recorrido por Cataluña rumbo al sur; el mal tiempo nos obliga a cambios imprevistos en la ruta y terminamos la semana en la ciudad de Cuenca.
   
 

La quinta semana empezó con la visita de un universo muy peculiar, onírico y algo delirante; sin época ni lugar que tuviera referencia en las medidas del sistema lógico y conocido: descubrimos el surrealista Teatro-Museo de Figueres, integralmente decorado por el genial –y sí, evidentemente  retorcido- Salvador Dalí.


Museo de Dalí en Figueres.

Para disfrutar de la puesta de sol, fuimos a la playa de Rosas, desde dónde se veía un bonito panorama del horizonte. Esta visita me permitió también contrastar ligeramente la imagen de “sea-sex and sun” que las agencias de viaje suelen vender a los Belgas de la Costa Brava… No sé qué tal será la marcha de Rosas en agosto, pero en octubre es difícil cruzarte con alguien de menos de 70 años de edad que no lleve la gorra de algún autobús turístico alemán…


Puesta de Sol en la Costa Brava.


En Ampurias, visitamos las ruinas de las antiguas ciudades griegas y romanas que construyeron sucesivamente ambas poblaciones a lo lado del mar; la verdad es que no eligieron el sitio más feo para establecerse, estos conquistadores…


Con más de 2500 años de antigüedad, el yacimiento de Ampurias representa uno de los restos griegos más importantes de España.


Además se encuentra ubicado en un entorno de gran belleza, el golfo de Rosas, con algunas de las mejores playas de Cataluña.

Visita de Girona, y luego de Barcelona, dónde nos quedamos unos días en el piso de un amigo, Victor. Sería inútil describir aquí los muchos atractivos, bellos edificios –modernistas pero no sólo-, y encantadores rincones de la capital catalana; resumiré estos días diciendo que lo que vimos nos encantó y que nos dejó el sentimiento de dejarnos demasiadas cosas para conocer, así que “Barcelona” volverá con más profundidad en una crónica ulterior, y del momento, las primeras imágenes:

Junto a nuestro amigo Victor Alonso, que nos alojó en su piso en pleno centro de la ciudad de Barcelona.


Quizás una imagen no muy habitual del parque Güell.


La obra de Gaudí está presente en toda la ciudad, aquí la casa Batlló


Y la famosísima Sagrada Familia... todavía sin terminar pero que representa ya uno de los símbolos de la ciudad.

Cambiamos del vibrante ambiente ciudadano para una atmosfera mucho más discreta y austera, con la visita al monasterio de Poblet, un excepcional edificio dónde se aprecia el cambio progresivo del estilo románico al gótico. Aún habitado por una comunidad de unos 30 monjes, el complejo está ejemplarmente mantenido y al pasear entre sus muros, bajo sus arcos y en sus patios y amplias salas se aprecia el fuerte misticismo del lugar.  


Monasterio del Poblet, declarado en 1991 como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

De allí, seguimos las recomendaciones de un amigo catalán (¡gracias Abel!) para ir hasta Siurana, un pueblecito construido en cima de unos impresionantes cañones dónde el tiempo parece haberse parado. Con unos 40 habitantes, entre cuales solo 6 niños, esta pequeña localidad recibe a lo largo del año cantidad de alpinistas que se enamoran del lugar, y con razón.


Siurana, uno de los pueblos más bonitos de Tarragona y con un interesante pasado de conquistas que dieron lugar a leyendas como la de la última Reina Mora, que saltó por uno de sus precipios antes de ser capturada.

Otra vistita de restos arqueológicos de la semana: los de la entonces importantísima y estratégica Tarracó romana. Las imponentes murallas, el foro, el circo y el amplio anfiteatro frente al mar permiten imaginar cómo fue una de las urbes romanas más desarrolladas de la mediterránea.


Anfiteatro de Tarraco.


El conjunto arqueológico de Tarraco fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2000.

Dedicamos los siguientes días a la visita de tres pueblos impresionantes, cada uno con un encanto muy especial: Peñiscola, Morella y Albarracín.

Vista de la playa Norte de Peñíscola desde su fortaleza, donde disfrutamos de un refrescante baño antes de continuar nuestra ruta.


Su casco histórico con sus estrechas calles y su famoso castillo templario forman la postal más típica de la ciudad.


Imagen nocturna de Morella, destacando su muralla y su castillo de origen musulmán.


La localidad cuenta con una historia fascinante y conserva numerosos restos históricos como su acueducto gótico del siglo XIII.


Panorámica de Albarracín, sin duda uno de los pueblos más bonitos que hemos visitado hasta ahora.

Y por extraño que pueda parecer, tardamos exactamente 6 horas para llegar de Albarracín a Cuenca… No fue por haber pinchado una rueda de la furgoneta ni por los atascos del puente del Pilar; la razón es que los paisajes que descubrimos por el camino eran tan bonitos que sentimos la “obligación” de hacer cantidad de paradas para apreciarlos desde más cerca. Los colores del otoño se estaban marcando en los chopos con unos amarillos tan intensos que parecían arboles dorados, y junto a las lagunas y las rocas de la zona de Uña, formaban un conjunto tan bello que habría sido imperdonable sólo verlo desfilar desde la ventana del coche.


Un curioso compañero de viaje, un "pequeño" tornado cerca del Valle de las Dehesas.


Los colores del otoño ya se aprecian en la vegetación y forman paisajes de gran belleza.


Inaugurado a principios de este mes, el centro de interpretación de la naturaleza de Uña.


Laguna de Uña, alrededor de la cual podemos disfrutar de magníficas rutas de senderismo.

Nuestra visita a la dicha “ciudad encantada” fue cortada por una fuerte lluvia, y estas gigantescas piedras zoomórficas fueron un refugio ideal. Con miles de siluetas evocadoras, estas cuevas erosionadas desde hace millones de años nos dejaron de verdad “encantados”. Cerramos esta crónica y esta “loncha” de España con las magnifica vista panorámica que admiramos en Cuenca, con sus vertiginosas casas colgadas.


Curiosas formaciones de piedra en la "Ciudad Encantada", muy próxima a Cuenca.


Puesta de sol sobre Cuenca, con sus sorprendentes casas colgadas sobre la roca.

 

 
 
 
blog comments powered by Disqus


 // //
 
Pie de página
Imprimir Panel de Control Email Inicio