Maravillas de España
El ProyectoQuienes somosNoticiasColaboraTus MaravillasContacto
Iconos
Blog
   Bookmark and Share    
 
Naviera Armas
Canary Trekking
Lineas Marítimas Romero
Videocosta
Turismo Lanzarote
La Santa Diving
Casa Rural Tao
Music Together Lanzarote
Aikido Lanzarote
Lanzarote active club
Últimos artículos en esta categoría:

Lanzarote, paisajes de fuego en el Atlántico.
viernes, 11 febrero 2011
Escrito por:
Jose Categoría: Crónicas    Escrito desde Fuerteventura

   
  Varias semanas en esta isla y me voy con la sensación de tener que volver; preciosos paisajes y nuevos amigos en esta pequeña joya de las Canarias.
   
  Lanzarote, exactamente la misma palabra que cuando llegué hace tres semanas, pero con un significado completamente distinto. Al llegar a un nuevo destino tengo su imagen creada a partir de las fotos que haya visto en alguna guía o revista, de algún anuncio en televisión o de las historias o consejos que me hayan contado sobre lo que no debo perderme del lugar, todo un poco impersonal y aséptico.  Al irme son una sucesión de instantes, de sonrisas, de experiencias…, también paisajes, pero ahora ya con vida al recordarlos con las personas con los que los he compartido.  Tercera isla en Las Canarias y tercera gran sorpresa.

Hay quien piensa que cuanto más viajas te consideras más sabio… a mi me pasa un poco lo contrario: viajar me abre los ojos de mi ignorancia. Pensaba en Lanzarote e imaginaba el Timanfaya, tres o cuatro días como máximo y de nuevo en ruta hacia Fuerteventura.  Por suerte estoy en un punto del camino en el que el propio viaje ha tomado el control y ha dejado mis programas en un segundo plano.  Convierte 3 días en 3 semanas, con una pausa en Madrid para encontrarme con Amandine y viejos amigos y aún así me voy con la idea de dejarme cosas por ver y por hacer.



Seguro hubiera sido todo muy diferente sin la gente que me ha ayudado y que una vez más dejan mi vocabulario pequeño cuando tengo que buscar sinónimos de la palabra agradecimiento.  Marcelo y Natalia, de Canary Trekking  fueron sin duda  una de las personas más entrañables de lo que llevo de  viaje. No sólo por disfrutar con Marcelo como guía de las rutas que organizan por la isla, todo un ejemplo de profesionalidad y buen rollo, y que además me permitieron descubrir rincones increíbles a los que nunca hubiera llegado por mi cuenta. Su amabilidad y hospitalidad fueron una constante y desde el mismo momento de conocerlos tuve la sensación de no estar viajando sólo. Siempre recordaré alguna de las llamadas de Marcelo: “ Hola Jose,  mañana voy con un grupo a subir un cono volcánico, después bajamos por un canal de lava y terminamos bordeando un acantilado de 600 metros sobre el mar, ¿te apuntas?...” :) 


Junto a Marcelo, de Canary Trekking en una de sus fantásticas rutas de senderismo por la isla.


Risco de Famara, más de 400 metros de caída vertical al mar.


Y a sus pies la playa de Famara, la más grande de Lanzarote y muy frecuentada por surfistas.


Junto a Marcelo y nuevos amigos de Aikido Lanzarote (tranquilos que si el libro se vende bien no os haré chantaje con el video del baile, je, je)

También tuve momentos de encuentros improvisados,  como un día que estando parado al lado de la carretera para hacer fotos vi a una enorme mochila pasar caminando…

  • ¿Donde vas?
  • Muy bien “grassias”
  • Vale… yo también voy hacia allí… sube que te llevo.


Celebrando junto a Dries, un viajero belga, el alojamiento con vistas en la isla de la Graciosa.

Así son los encuentros cuando viajas, dos frases se convierten en días compartiendo risas y charlas; como junto a Steff y Marta, que después de recorrer medio planeta en velero tienen una chulísima casa rural en el centro de la isla y un interesante proyecto de enseñanza de inglés con música; junto a ellos y a su amigo Andoni tuvimos una agradable cena y conversación sobre la vida, viajes, Lanzarote…  es siempre una bocanada de energía el encontrarte con gente que realmente busca hacer realidad sus sueños y proyectos.


Risas con Marta y Steff de la casa rural Tao y su amigo Andoni.


Hay quien puede ver fotografías y pensar que Lanzarote es el paisaje de una isla vacía, sin esa frondosidad que  encuentras en rincones de Gran Canaria o Tenerife, pero basta con tomar cualquier carretera para descubrir que está llena de vida.  Los Jameos del Agua, la cueva de los Verdes, el Mirador del Río, Teguise y su mercado, Haría y sus mil palmeras, playas como Famara, y sus acantilados, el Papagayo, conos volcánicos, extrañas formas que la lava ha moldeado en tierra  y en la costa al encontrarse con el mar… el resultado es una isla de una belleza que deslumbra.  Además tuve la suerte de recibir un pase para los centros turísticos y culturales por parte de Turismo de Lanzarote (muchas gracias Saúl) que me facilitó mucho la visita y el hacer las fotos de estos lugares.


Oleaje en Los Hervideros, donde el magma formó curiosas formas y cuevas donde el mar rompe con fuerza .


Los Jameos del Agua, primera atracción arquitectónica diseñada por César Manrique en 1968 sobre un conjunto de tubos volcánicos.


La Cueva de los Verdes, una de las galerías volcánicas más largas del mundo con unos 7 km de longitud y usado antiguamente por la población local para protegerse de los ataques de corsarios.


Playa del Papagayo, al sur de Lanzarote.


Domingo en Teguise, donde se celebra un famoso mercado.


Uno de los símbolos de Lanzarote, el Parque Nacional de Timanfaya y sus Montañas de Fuego.


El parque cuenta con más de 25 volcanes, siendo las últimas erupciones entre 1730 y 1736.






En algunas zonas cercanas a la superficie la temperatura puede alcanzar más de 100º centígrados.


Yo no sé si sólo me pasará a mi, pero miro la fotografía y veo un rico cochino dibujado como las líneas de Nasca (tranquila mamá que estoy comiendo bien, pero es mirar y me entran unas ganas de un bocadillo de jamón... mmm)

Sin duda una las visitas imprescindibles (además por supuesto del Timanfaya) es el archipiélago Chinijo, al norte de Lanzarote. Gracias a Jabichu y a Lineas Romero pude disfrutar en profundidad de la visita a La Graciosa y las islas de los alrededores, que forman un conjunto espectacular.  La verdad que el trato por parte de todo el equipo de la empresa fue de quitarse el sombrero en todo momento, y me hicieron sentir como si fuera todo un reportero de National Geographic mientras la cámara tenía uno de esos días duros de trabajar sin parar.


Archipiélago Chinijo visto desde el Mirador del Río, uno de los puntos imprescindibles en Lanzarote.


Desde el barco disfrutaremos de una perspectiva única para admirar las islas y los acantilados del norte de Lanzarote.


Snorkeling, kayak, senderismo, paella... las excursiones en el barco y las rutas en La Graciosa dejaban poco tiempo al aburrimiento.




Ya en tierra con el equipo de Lineas Romero y el Lanzarote Active Club, después de un inolvidable día por las islas.

Como curiosidad en una de las visitas a La Graciosa estuve fotografiando la playa de las Conchas. No la conocía antes de venir y mientras la veía pensaba: “esta playa es impresionante, merece estar en el libro”, aunque siempre es un problema seleccionar ya que son tantos lugares increíbles que elegir sólo 7 finalmente se hace la tarea más complicada del proyecto. Subí a la montaña Bermeja, situada detrás de la playa para verla desde arriba y allí entre unas piedras encontré una botella de plástico. Pensaba bajarla a una papelera, pero descubrí que estaba  llena de notas que han ido dejando los viajeros que suben hasta allí durante años. Al leer una de las notas no me lo podía creer. Decía “Esto es una maravilla”.  Vamos que si lee esto Paulo Coelho quizás lo publica en su próximo libro (lo que sí es seguro es que la playa estará entre las 7 elegidas del nuestro) .


Playa de las Conchas, en La Graciosa, en mi opinión un nombre poco apropiado porque la arena es finísima.


Y la playa desde la Montaña Bermeja, sin duda, la playa y toda la isla de La Graciosa es una maravilla.

Los días se sucedían siempre con algo interesante que hacer; buscaba para dormir lugares cerca del mar, donde despertarme viendo el amanecer y en uno de ellos coincidí al lado con una furgoneta del equipo de La Santa Diving. Le conté rápidamente el proyecto a Jonnhy, su director, y en unos días estaba con las gafas y botella sintiendo que es eso de volar sin alas. Fantástico. Lástima que el tiempo  no acompañó y me quedó  el ir a buscar tiburones ángel  por los fondos de playa chica para una próxima ocasión. Por cierto, espectaculares las instalaciones deportivas de La Santa; está lleno de deportistas profesionales entrenando (sobre todo del norte de Europa) y con esos cuerpos alrededor no sabes si estás en un hotel o en el rodaje de la película 300.


Junto a Héctor, de La Santa Diving, mi paciente instructor en el primer contacto con el buceo.


Desde mi etapa universitaria no veía tantos amaneceres como en estas semanas (para los mal pensados, ejem... me levantaba para estudiar)

Me faltarían muchas cosas que contar y mucha buena gente que nombrar…. Karoline, Yolanda, Carmen, Alena, Mike, Héctor, Laura y Enilay, Ángel… podría pasarme horas dando las gracias y esto acabaría pareciendo más un discurso de premiado en festival de cine que una crónica de viaje, pero de verdad han sido unas semanas de película;  a todos, de nuevo y siempre, ¡ gracias!!!!

Para los que quieran ver muchas más fotos de Lanzarote, visitad nuestra galería en facebook: Lanzarote

Y ya que pasas por aquí puedes dejar algún comentario aquí abajo, que también hace ilusión leer las opiniones de los demás.

¡¡¡Nos vemos en Fuerteventura!!!

 

 
 
 
blog comments powered by Disqus


 // //
 
Pie de página
Imprimir Panel de Control Email Inicio